enero 31, 2011

Corto Cuento de Amor

Recuerdan la carta a Leticia?
Pues un día, caminando por el instituto, me topé con un anuncio de la Universidad que convocaba a un concurso de cuento corto de amor, y decidí usar la trama de Leticia y Emmanuel para el cuento corto.
Se los pongo a continuación para que me indiquen que le falta o que le sobra antes de ir a dejarlo.




El joven Emmanuel, hijo de la reconocida familia francesa Boissieu establecida ya hace algunos ayeres, no había podido dejar de observar a diario a Leticia Panero, desde el arribo de ésta y su familia a la Ciudad de México del año 1809.
Una mañana, al ver la situación política de la Nueva España, se atrevió por fin a enviarle una carta en la que le citaba fuera de la Catedral para con ella hablar de amor.
La señorita Panero, titubeante, acudió a la cita de Monsieur Boissieu, quien le confesó su profundo y loco amor, que se dió a primera vista, y ¡oh sorpresa! al saberse bien correspondido por la señorita Panero.
Leticia, por su parte, estaba emocionada y le contó a su hermana Micaela, menos por un año, que el único hijo de los Boissieu le cortejaba y pensaba pedir su mano, pues ya estaba en edad de merecer, que solo había que aguardar unos meses.
Transcurrió el tiempo preciso y Emmanuel y Leticia se enamoraban más y más, bajo la luz de la luna, cada noche en el balcón de la casa de los Panero.
Por el contrario, la rabia de Micaela aumentaba al ver la felicidad de su hermana junto al hombre que ella deseaba con todo su ser y que, a como diera lugar, le arrebataría a su propia sangre.
Emmanuel Boissieu y sus padres creyeron conveniente ir a donde la familia Panero y pedir en matrimonio la mano de Leticia.
Los señores Panero accedieron a la petición al ver las buenas intenciones de Emmanuel hacia su hija y el amor que se profesaban, así pues, fijaron fecha para el casamiento.
Micaela aparentaba felicidad por el enlace de su hermana, aunque en realidad el odio y la envidia le corroían el alma.
Determinó éste ser de oscuridad, que si Emmanuel no iba a ser de ella, no sería de nadie más.
Por fin llegó el tan anhelado día de la boda para todos, inclusive para Micaela. Su regalo de bodas sería una botella de Champagne.
Comenzó el brindis y como un regalo simbólico de la familia de la novia, Micaela les entregó el champagne que descorcharían primero con gran algarabía, entrelazaron sus brazos para beber el zumo embrujado.
Todo comenzó a dar vueltas alrededor de los enamorado, mientras los invitados gritaban y Micaela, atrapada en la locura, se carcajeaba estruendosamente al ver su obra culminada. ¡Había envenenado el champagne!
Surtidos los efectos del brebaje y agonizando, Leticia y Emmanuel se fundían en un abrazo que duraría para siempre.
Emmanuel le susurraba con un hilo de voz a Leticia: "Yo te juro que en la otra vida te amaré más, solo no me sueltes nunca..."
Y abrazandose con más fuerza, partieron a su eterna luna de miel, en un viaje sin regreso...


Por favor, si puedo mejorarla en algo indíquenme.
Muchísimas gracias(:

9 comentarios:

  1. Toda la historia esta perfecta!
    Seguro triunfaras! Mucha suerte, y ame el final ;)
    Besos♥

    ResponderEliminar
  2. Anda no había leído aún tu historia y me parece preciosa :) voy a seguirla así que me pasaré para ver cuando escribes más! =)

    ResponderEliminar
  3. MUI linda entrada :E

    Saludos ! Buena vida ☻

    ResponderEliminar
  4. Buenisima, ya te dije mi opinion, te amo(:

    ResponderEliminar
  5. Dios, ¡qué buen cuento!
    Es segurísimo que ganás, lo tenés asegurado <3
    haha me encantó tu blog! suerte ♥

    ResponderEliminar
  6. me gsuta tu blog
    me ayudas con los seguidoress ya te sigo;)


    http://www.bryandaalejandre.blogspot.com/

    ResponderEliminar